Padre Menni ofrece un Programa de Acogida Temporal

El Centro Hospitalario Padre Menni cuenta con un Programa de Acogida Temporal, un servicio de ayuda y apoyo a los cuidadores, aquellas personas que tienen a su cargo familiares con algún tipo de dependencia. La responsabilidad y el trabajo que supone el cuidado de este tipo de personas, es, sin duda, una carga física y emocional enorme para ellos.

Con el objetivo de facilitar el descanso de estos cuidadores, Padre Menni ha puesto en marcha este Programa, que consiste en proporcionar sus servicios de forma puntual, bien a través de sus Centros de Día de Cantabria (Santander, Torrelavega y Los Corrales de Buelna), o también mediante Residencia Hospitalaria, es decir, su hospital de Santander. Además, Padre Menni pone a disposición de los cuidadores su cualificado personal, profesionales de avalada experiencia en todos los ámbitos: psiquiatría, enfermería, trabajo social, psicoterapia, entre otros.

Gracias a este servicio se quiere proporcionar un merecido descanso a estas personas, en especial en momentos puntuales como la época estival. Por este motivo ha lanzado una campaña informativa sobre este servicio, con una propuesta económica más que interesante para los interesados.

(Más información: www.centropadremenni.org. 942 390 060)

DEPRESIÓN: ¿QUÉ SE PUEDE HACER DESDE EL ENTORNO?

Publicado en El Mundo

La depresión es una enfermedad mental que en los casos más graves puede resultar devastadora. Reduce al que la padece a una situación límite en la que se percibe el pasado teñido por la culpa, el presente lleno de angustia y el futuro sin esperanza. Se pierde la autoestima, ya no hay confianza en uno mismo y falta el ánimo, la vitalidad y la energía, al tiempo que desaparece cualquier momento de relajación, satisfacción o simple serenidad.

Esto se acompaña de la creencia de que lo que sucede sólo se debe a la propia debilidad o insuficiencia y por tanto no va a tener solución. ¿Cuál es el papel que familiares y allegados pueden jugar?

En primer lugar, descartar actitudes críticas o negativas. La depresión es muy difícil de entender para quien no la ha padecido, esto a veces provoca que se manifiesten comentarios sobre falta de colaboración del enfermo: “no pones de tu parte…” o a exigencias de actividades para las que no está capacitado: “pero cómo no te animas…”, cuando lo que precisamente no tiene el depresivo es ese ánimo. Hay que descartar cualquier decisión importante en este momento (cambio de trabajo o domicilio, rupturas sentimentales, tomar unas vacaciones, hacer un viaje,…), pues no se dan las condiciones idóneas y luego puede lamentarse.

Después hay que mostrar apoyo, comprensión, disponibilidad, compañía y afecto en todo momento, lo que no va a resolver el problema pero sí supone un soporte en momentos críticos. Es importante detectar la sintomatología, especialmente si hay cambios bruscos, periodos de agravamiento, cambios inesperados de conducta u otros síntomas de alarma. También hay que promover siempre la consulta con los profesionales y verificar el seguimiento estricto de sus indicaciones.

Depresion_1

La depresión es una enfermedad tratable por medios psicológicos, farmacológicos y biológicos y los afectados deben recibir esta ayuda de forma precoz y continuada. Aún en la mejor de las opciones, desgraciadamente se producen desenlaces negativos. Es lo que ocurre en la prevención en general. Por muchos detectores de humos y extintores que pongamos, al final hay incendios.

Esto es muy doloroso para todos y debe motivarnos a apoyar a los que pasan por esta terrible pérdida y a promover los mejores sistemas de prevención, diagnóstico y asistencia para estas situaciones.

Jerónimo Saiz Ruiz

Catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá Jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid Presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental

“SOY COMO TÚ AUNQUE AÚN NO LO SEPAS” SERÁ EL LEMA DEL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL 2016

Fuente: Somos pacientes

Más de mil personas han participado en las votaciones de los lemas propuestos por la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA para la campaña del Día Mundial de la Salud Mental de este año. ‘Soy como tú aunque aún no lo sepas’, ha sido el elegido, con un 37,6% de los votos, en una votación celebrada online entre el 6 y el 27 de abril.

Esta es la tercera ocasión en la que el lema se elige por votación popular. De esta forma se pretende, no sólo fomentar y defender el derecho de participación de los miembros del movimiento asociativo, sino también dar con la línea de trabajo más adecuada, puesto que es aquella con la que más personas se sienten identificadas.

En esta ocasión, el eslogan pretende llamar a la empatía de la sociedad para con las personas con problemas de salud mental, y en base a él la Confederación trabajará el diseño de la campaña. La idea es que todas las entidades miembro de SALUD MENTAL ESPAÑA utilicen este eslogan en las actividades relacionadas con el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebrará el próximo 10 de octubre, con el fin de lanzar un mensaje de unidad en torno al colectivo de la salud mental.

Microsoft Word - Programa_8-9_octubre

‘Hoy por mí ¿Mañana por ti?’ ha quedado en segundo lugar, con el 20,3% de los apoyos, seguido muy de cerca por Voces para la salud mental. Hazte escuchar’, que ha obtenido el 16,1% de los votos. En penúltimo lugar ha quedado ‘No estás solo. Hazte escuchar’, que ha sido elegido por el 13,8% de los participantes en la votación y finalmente ‘Escucha nuestra voz’ con un 12,3%.

BENEFICIOS Y LAS LIMITACIONES QUE TIENE EL TRATAMIENTO ANTIPSICÓTICO EN LA POBLACIÓN INFANTIL

Beneficios y las limitaciones que tiene el tratamiento antipsicótico en la población infantil

Fuente: Redacción Vivirmejor.com

Aunque en España no se cuenta en estos momentos con datos específicos sobre el uso de psicofármacos en niños, los psiquiatras apuntan a una creciente prescripción de fármacos en la población infantil con trastornos mentales y sobre los aparentes beneficios y limitaciones que tiene el tratamiento antipsicótico en la población infantil.

 

En los últimos años ha habido un crecimiento exponencial del tratamiento con antipsicóticos en niños y adolescentes, no sólo para tratar patología psicótica, sino también para muchos otros trastornos”. Sin embargo, las indicaciones de las agencias reguladoras no han seguido el mismo ritmo.

 

Con todo, en nuestro medio se está objetivando un creciente uso de los psicofármacos en la población infantil con trastornos mentales, motivado por la acumulación de algunos hechos relevantes, por un lado, hay estudios que están avalando el uso de psicofármacos en niños; por otro, se está consolidando una mayor confianza en el uso de psicofármacos, gracias a que disponemos de fármacos con menos efectos secundarios (como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) y también por la comercialización de fármacos más seguros (como los nuevos antipsicóticos)”.

 

Sin embargo, la tasa de indicación de psicofármacos en niños está lejos de aproximarse a la que se registra en otros países avanzados: “en España no hay una sobreutilización de psicofármacos en la infancia, como puede haberla en otras sociedades (como la norteamericana).

 

Garantizar la seguridad, aumentar la eficacia.

Girls balancing

Aunque con todo tratamiento farmacológico se exige una buena relación riesgo/beneficio, en el caso de la administración de psicofármacos a niños con trastornos mentales diagnosticados, este requerimiento aún es mayor. “Se deben utilizar aquellos fármacos que son eficaces, que mejoran los síntomas de los niños, o su evolución, y que previenen la aparición de complicaciones o secuelas, siempre teniendo en cuenta el balance beneficio/riesgo.

 

Y es que, según los expertos, “tan negativo es tratar de más como de menos; no emplear psicofármacos en niños puede ser imprudente e irresponsable en algunos casos”, advierte esta experta. Uno de los ejemplos más característicos es el de niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH); tal y como reiteran los psiquiatras, arrastrar a lo largo de la infancia y adolescencia síntomas de TDAH sin resolver puede conllevar mayor riesgo de complicaciones a medio-largo plazo, derivados de múltiples fracasos sucesivos, inseguridad, baja autoestima y/o desadaptación. De hecho, el TDAH es considerado en estos momentos como uno de los trastornos psiquiátricos más habituales entre la población infantil española. Tal y como afirma la Dra. Mara Parellada, psiquiatra “los diagnósticos psiquiátricos más frecuentes que se detectan en nuestro medio son los trastornos de ansiedad y los trastornos del comportamiento, en particular el TDAH”. Este último es una de las patologías psiquiátricas más prevalentes de inicio en la infancia y es la alteración del comportamiento neuroconductual más diagnosticada en niños de edad escolar. Su prevalencia puede estimarse entre un 3 y un 5% de población infanto-juvenil. Afortunadamente, en los últimos años ha mejorado el arsenal terapéutico psicofarmacológico de utilidad en Psiquiatría Infantil. Según apunta la Dra. Parellada, “los ejemplos más claros de beneficio contrastado e indicación aprobada de psicofármacos en niños son el TDAH, los episodios de psicosis y los trastornos bipolares”. Ya para otro tipo de situaciones, se recomienda valorar el caso de forma muy extensa y barajar otras alternativas terapéuticas. En general, la recomendación fundamental que se debe seguir en el manejo farmacológico de los trastornos mentales infantiles es “individualizar los tratamientos y hacer un seguimiento exhaustivo, tanto de los beneficios como de los efectos adversos”, destaca la psiquiatra, para quien también “es necesario hacer recomendaciones de salud y hábitos de vida, así como llevar a cabo acciones psicoeducativas ajustadas al trastorno y al tratamiento en cuestión”.

 

Retos pendientes

Cada vez se conocen mejor los factores implicados en el desarrollo de trastornos mentales en niños, lo que también ha motivado una mejora significativa en su abordaje. Su origen depende del tipo de enfermedad psiquiátrica; así, unas dependen más de factores constitucionales (genéticos y de desarrollo cerebral temprano), como la esquizofrenia, el autismo o el TDAH, mientras que otras obedecen más a la interacción de factores biológicos (como el temperamento) y factores ambientales (acontecimientos adversos, relaciones interpersonales tempranas, etc.), como son la ansiedad o la depresión. En el desarrollo de problemas de comportamiento, son importantes e influyentes los factores sociales, la falta de estructura familiar y social, la falta de límites, la impunidad o el desapego. Sin embargo, aunque los factores sociales influyen en todas las patologías, trastornos como el bipolar, la esquizofrenia o el TDAH dependen en su aparición de influencias más orgánicas o genéticas. Avanzar en la identificación de estos factores desencadenantes es uno de los desafíos pendientes para optimizar el manejo clínico de estos trastornos, pero no es el único. Los expertos también apuntan a la escasa disponibilidad de suficientes psiquiatras con formación específica para abordar los trastornos mentales infantiles y a la falta de herramientas, personal y/o recursos para dar atención psicológica; en esta línea, denuncia la Dra. Parellada, “sigue habiendo una detección tardía de los trastornos infantiles, en parte debido a un retraso en la derivación a los psiquiatras por prejuicios poco fundados en muchas ocasiones”. Otro déficit por solventar es la falta de estudios realizados específicamente en niños, sobre todo en las fases de desarrollo de los fármacos. Y es que, como denuncia la experta del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, “la investigación se centra fundamentalmente en la población adulta y se busca la aplicabilidad en niños de los fármacos estudiados en personas de más edad. Hay una escasa investigación pensada desde la patología infantil, teniendo en cuenta el cerebro en desarrollo y todos los factores que, tanto positiva como negativamente, puede influir en ese desarrollo”.

 

 

EJERCICIO FÍSICO Y FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL

EJERCICIO FÍSICO Y FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL

Conforme la esperanza de vida se va alargando y la generación de postguerra – conocida en los países occidentales como el baby boonr se adentra en la vejez, comenzamos a   apreciar plenamente las consecuencias de   una verdadera revolución demográfica. El número  de  personas de  85  años o  más se está incrementando rápidamente, y  las  personas  nacidas entre  1939  y  1960  se aproximan a los sesenta: ambos grupos contribuyen significativamente a este cambio demográfico.

A la vez, se da el hecho de que las personas mayores se mantienen saludables desde el punto de vista somático hasta edades más avanzadas. Este hecho, conocido como “compresión de la morbilidad”, supone que las personas se mantienen sanas hasta edades más avanzadas, para luego alcanzar una fase de enfermedad y discapacidad relativamente cortas, hasta el fallecimiento.

Pero, desgraciadamente, no ocurre lo mismo con las demencias, ya que el riesgo de padecer una enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia aumenta rápidamente con la edad a partir de los 70 años. Por lo tanto, el envejecimiento de la población traerá consigo un aumento dramático de la frecuencia de personas con demencia, a no ser que se consiga identificar, probar y poner en práctica estrategias para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad, o para retrasar significativamente su progresión. Naturalmente, existe un enorme interés en este área, y numerosos grupos de investigación están centrados en la misma.

Un hallazgo relativamente sorprendente en este sentido consiste en el potencial de la actividad física como intervención para mejorar el funcionamiento cognitivo y quizás incluso disminuir el riesgo de demencia.  Existen varios estudios epidemiológicos que apoyan la asociación entre ejercicio físico y un mejor funcionamiento intelectual, aunque no exista un acuerdo generalizado entre todos los resultados. Los estudios realizados en animales de laboratorio – por ejemplo, ratones o perros de raza beagle – confirman que los especímenes sometidos a entrenamiento físico conservan mejor sus capacidades intelectuales y destrezas aprendidas a pesar de la edad.  También se han llevado a cabo estudios controlados en humanos, en los que diversos grupos de personas voluntarias se asignan al azar a distintas modalidades de intervención: por ejemplo distintas modalidades de ejercicio o ejercicio asociado a otras técnicas preventivas, como estimulación cognitiva. Las conclusiones más importantes, todavía provisionales, pero ya muy avaladas,son las siguientes:

  1. El ejercicio  aeróbico -por   ejemplo,   pasear, nadar  o  pedalear-  es  la modalidad de actividad física que más se asocia a un mejor funcionamiento mental. En esta categoría se incluyen los trabajos de huerta o jardín.
  2. Los mejores resultados se obtienen con la combinación de ejercicio físico aeróbico con  alguna  modalidad  de  ejercicio  intelectual,  especialmente aquellas  que   estimulan           la  denominada  “inteligencia   cristalizada”  (por ejemplo, memoria  a largo plazo, capacidades verbales, lectura, vocabulario, etc.).
  3. La variedad de ejercicios practicados y el realizarlos de forma social –es decir, en grupo- mejora los efectos beneficiosos del ejercicio. Por ejemplo, en algunos estudios se ha encontrado que las personas que practicaban hasta cuatro modalidades distintas de ejercicio obtenían los mejores resultados a la hora de prevenir la demencia.
  4. Existe un efecto umbral, que puede establecerse en torno a los 20-30 minutos de práctica continua de ejercicio, por debajo del cual desaparecen los efectos beneficios de la actividad física.
  5. Los efectos beneficiosos se han más consistentes cuanto más prolongado es el periodo de práctica, aunque los primeros resultados se aprecian a las pocas semanas de inicio de la actividad física.
  6. La práctica de ejercicio se asocia también con otros resultados positivos, como el mantenimiento de la autonomía y la independencia. Los sujetos que no se ejercitaban eran más propensos a necesitar ayuda en su domicilio o a ingresar en centros residenciales.
  7.  Las propiedades benéficas del ejercicio físico sobre la capacidad mental se optimizan cuando se combinan con una dieta rica en vegetales y aceite de oliva -la  famosa dieta mediterránea- y con  un  control  adecuado de  la tensión arterial y de la diabetes.

In harmony

Quizás lo más interesante de estas observaciones es que los estudios científicos coinciden con el sentido común y con lo que cada uno puede apreciar en sí mismo y en las personas de su entorno: las personas físicamente activas envejecen mejor y no solo desde el punto de vista físico, sino también cognitivamente. Es probable que tengamos un recurso eficaz para retrasar la enfermedad de Alzheimer más a mano de lo que hubiésemos podido suponer.

 

Manuel Martín Carrasco

Clínica Psiquiátrica Padre Menni

Pamplona

PSIQUIATRIA SIN LLAVES NI CERROJOS

INCA

  • El hospital de Inca es pionero en la atención de enfermos agudos con su modelo de puertas abiertas casi todo el día
  • Los resultados: menos fugas y ansiedad en los pacientes

Tres puertas forman los pasillos de la unidad de Psiquiatría del hospital comarcal de Inca y ninguna tiene el cerrojo echado. Una da a un balcón donde los enfermos juegan al ping pong, la otra conecta con el Hospital de Día, y la tercera está al fondo del pasillo largo, siempre abierta. Nada recuerda a los claustrofóbicos manicomios. Aquí los enfermos mentales, todos ellos graves o descompensados, pasean libremente por los corredores, salen a jugar a la terraza y se visten de paisano para salir a la calle una o dos veces al día.

Desde que se puso en marcha la iniciativa Open Doors (Puertas abiertas) en el centro comarcal hay menos fugas y la ansiedad de los pacientes ha disminuido sustancialmente. «Ya no tienen esa presión por escapar porque ven las puertas abiertas», explica Carles Recasens, jefe del Servicio de Psiquiatría de Hospital de Inca.

Puertas abiertas es una iniciativa pionera en España que se puso en marcha a finales de 2014 en este pequeño hospital, pensando en destigmatizar a este tipo de pacientes. Un simple empujón a la puerta con el que se pretendía normalizar las enfermedades mentales y eliminar el temido «estigma» que sufren las personas que las padecen. Un intento de proporcionarles en el ámbito hospitalario condiciones similares a las de los otros pacientes que ha acabado revolucionando la atención psiquiátrica.

Ahora este modelo asistencial es un referente para el resto de Unidades de Psiquiatría de España y sus profesionales son el espejo donde se miran otros colegas para probar con este proyecto en sus respectivos hospitales.

Este joven equipo compuesto por una treintena de profesionales, cuya media de edad ronda los 38 años, apostó por una asistencia comunitaria y no manicomial. Tomaron medidas preventivas y empezaron a iniciar la apertura de puertas de forma progresiva. «Después de un tiempo en marcha hemos roto tabúes y demostrado que no es necesario estar encerrado bajo llave», subraya el experto.

El cerrojo se abrió primero dos horas, luego cuatro, más tarde seis y luego los fines de semana hasta llegar al actual horario de 9 a 22 horas. Ahora, la enfermera sólo echa la llave por las noches por seguridad exterior, aunque el reto siguiente, avanza Recasans, es lograr una apertura las 24 horas. «Siempre estamos replanteándonos nuestro modelo, ver cómo podemos mejorarlo, y abrir por las noches es nuestro siguiente paso», dice

Lo que sí descarta es la libre circulación por todo el hospital. Para eso ya hay «salidas terapéuticas» dos veces al día. Agradables escapadas donde los pacientes se visten con ropa de calle y salen al exterior a experimentar un ambiente normalizado.

Pero aunque ahora parece razonable derribar puertas, abrirlas sonaba de locos hace sólo unos años. Incluso los profesionales sanitarios del propio hospital comarcal ponían pegas al principio, reconoce el jefe de servicio de Psiquiatría. «Se van a escapar», advertían los más escépticos, que veían a los enfermos mentales con un estigma típico de pacientes peligrosos que aún no se ha logrado quitar en la sociedad.

¿Cómo derribar ese mito y miedo a partes iguales? Con bibliografía. El joven equipo de la Unidad buscó estudios de otros países como Alemania o Reino Unido donde ya se aplicaba esta idea y, luego, se formó para llevarla a cabo, a través de protocolos de fuga o conducta suicida. Desde el primer momento, apostaron por un control más visual y estrecho del paciente, abrieron las puertas y «nadie se ha ido», celebra el doctor. Y si hay riesgo de fuga se mantiene al paciente en su habitación «pero no aislamos al resto».

Nadie quiere estar en un hospital sino en su casa, por eso al menos hay que hacerles la estancia más agradable, insiste. No toparse con un muro al final del pasillo ha sido determinante para que el paciente perciba un entorno menos hostil. La puerta cerrada le creaba un clima de tensión y sensación desagradables. En cambio, la puerta abierta le quita las ganas de escapar y se crea una alianza entre psiquiatra y paciente.

El resultado no ha podido ser más positivo. Los propios pacientes afirman que este nuevo modelo les influye favorablemente sobre la ansiedad, el comportamiento, el estado de ánimo y sobre la decisión de ingresar en la unidad voluntariamente. Al mismo tiempo, los profesionales del Servicio consideran que esta iniciativa favorece el ingreso de este tipo de pacientes y mejora su estancia hospitalaria.

El éxito es doble teniendo en cuenta que las herramientas en psiquiatría son más limitadas, lamenta Recasens. Es el patito feo, mientras la ciencia avanza con rapidez en otros campos de la medicina. «Nosotros manejamos muy poca tecnología por eso nos centramos en cómo mejorar la atención al paciente». Su conclusión es que al final la llave de todo puede estar en no echar la llave.

 

INCUMPLIMIENTO DEL TRATAMIENTO ANTIDEPRESIVO

El abandono del tratamiento por parte de los pacientes depresivos en España oscila entre un 39,7 y un 52,7 por ciento. Esta falta de adherencia impide la recuperación de estos enfermos que representan el cinco por ciento de la población de nuestro país, donde se registra la mayor tasa de trastornos depresivos en la edad adulta de toda Europa.

Favorecer la adherencia al fármaco

En el marco del último Congreso Nacional de Psiquiatría el Dr. Luis Caballero, del Hospital Universitario HM Puerta del Sur y la Dra. Marina Díaz Marsá, del Hospital Clínico San Carlos, moderaron un debate sobre las causas y consecuencias que están detrás de esta problemática. Durante la sesión se puso en evidencia la necesidad de mejorar la adherencia de los pacientes al tratamiento antidepresivo en lugar de prestar atención únicamente a la eficacia del fármaco. Por su parte, el setenta por ciento de los psiquiatras admitió que existe una necesidad de formación específica que mejore sus habilidades para favorecer la adherencia al tratamiento antidepresivo. En este sentido, es importante que a la hora de elegir un fármaco se piense en las características individuales de cada paciente, en su estilo de vida y en los efectos secundarios de los antidepresivos.

Causas del abandono terapéutico

Y es que éstos pueden reducir la calidad de vida del paciente y son la razón principal del incumplimiento. La disfunción sexual (que afecta el 70 por ciento de los pacientes tratados con un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina) es un efecto adverso sobre el que muchas veces no se habla durante la consulta, pero que es clave para el mantenimiento del tratamiento a largo plazo. En este sentido, la Dra. Marina Díaz recordó que actualmente “hay antidepresivos que no afectan a la esfera sexual”. Por otro lado, el aumento de peso es otra de las causas más frecuentes de incumplimiento terapéutico y que se observa fundamentalmente en mujeres jóvenes de mediana edad. Además se concluyó que no se debe hablar de una remisión de la depresión por la simple ausencia de los síntomas, sino que además debe ir acompañada de una recuperación de la funcionalidad previa. Por último, el 64% de los psiquiatras que asistieron al simposio, considera que la estrategia más útil para mejorar la adherencia al tratamiento es potenciar la relación médico-paciente, en la que principalmente se debe trabajar la concienciación del enfermo. Es importante que éste sea consciente de las consecuencias de la interrupción del tratamiento para que se comprometa con él.

Depresion

EL RIESGO GENÉTICO DE LA ESQUIZOFRENIA PODRÍA NO ESTAR RELACIONADO CON LAS ESTRUCTURAS SUBCORTICALES DEL CEREBRO

El riesgo genético de la esquizofrenia podría no estar relacionado con las estructuras subcorticales del cerebro, según un estudio en el que han participado el grupo de investigación en Psiquiatría, dirigido por Benedicto Crespo Facorro, perteneciente a la colaboración Universidad de Cantabria-Instituto de Investigación Valdecilla (IDIVAL)-Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), del Instituto de Salud Carlos III.

Este grupo participa en el consorcio internacional de más de 350 instituciones y casi 600 investigadores que ha desarrollado la investigación, liderado por Barbara Franke (Radboud University, Nijmegen, Holanda) y por Patrick Sullivan (Universidad de Carolina del Norte e Instituto Karolinska) que ha utilizado datos genéticos y de neuroimagen para evaluar la relación entre las variantes comunes implicadas en la esquizofrenia y las asociadas con estructuras subcorticales cerebrales.

El resultado del estudio fue publicado este lunes en la prestigiosa revista Nature Neuroscience. “En este trabajo, integramos resultados de variantes genéticas implicadas en la esquizofrenia y volúmenes de estructuras subcorticales cerebrales”, explica el doctor Sullivan, quien añade que “no encontramos asociación entre el riesgo genético y el volumen de las áreas subcorticales”.

La esquizofrenia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a algo más del 1% de la población. Estudios genéticos y de neuroimagen llevados a cabo durante la última década han contribuido de manera importante a un mejor entendimiento de la enfermedad.

Estudios genéticos previos de asociación pangenómica (Genome-wide association study GWAS) sugieren que las alteraciones presentes en los genes de las personas que padecen la enfermedad se caracterizan por la existencia de un número de variaciones comunes que cuando se producen de manera conjunta se asocian a la aparición de la esquizofrenia. Por otra parte, investigaciones anteriores en neuroimagen han encontrado que ciertas estructuras cerebrales presentan anomalías en los pacientes que padecen esquizofrenia.

RELACIÓN RIESGO GENÉTICO Y FENOTIPOS ESTRUCTURALES

En este sentido, Patrick Sullivan afirma que, a pesar de los resultados negativos, la investigación es una prueba de que se pueden realizar estudios que investiguen la relación entre el riesgo genético y fenotipos estructurales y funcionales cerebrales.

De manera similar, Roberto Roiz Santiáñez, científico de CIBERSAM en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), como investigador principal en Cantabria, mediante el estudio de la muestra de psicosis PAFIP, alude a la futura investigación utilizando otras variables cerebrales que pudieran estar implicadas en la esquizofrenia como el grosor cortical o el volumen de los ventrículos laterales.

El grupo de investigación en Psiquiatría de la UC, que dirige Benedicto Crespo Facorro, ha liderado, precisamente, durante la última década, el desarrollo de investigaciones de neuroimagen y de genética en el estudio de las bases biológicas de la esquizofrenia.
Para Crespo Facorro, “este tipo de trabajos, con datos de más de 43.000 sujetos sanos y 33.000 pacientes, solo son posibles a través de consorcios internaciones tales como el Psychiatric Genomics Consortium (PGC) y ENIGMA (Enhnacing NeuroImaging Genetics through Meta-Analysis)”.

Enlace al artículo “Genetic influences on schizophrenia and subcortical brain volumes: large-scale proof of concept” en la revista Nature Neuroscience:
http://www.nature.com/neuro/journal/vaop/ncurrent/full/nn.4228.html

inteligencia-emocional

Personas con trastorno mental grave, docentes de Medicina de la UJI

El estudiantado de quinto curso del Grado en Medicina de la Universitat Jaume I (UJI) ha participado en esta actividad.

El estudiantado de quinto curso del Grado en Medicina de la Universitat Jaume I (UJI) ha participado en una innovadora actividad en la que han actuado como docentes personas con un trastorno mental.

La iniciativa se enmarca dentro de la asignatura de Psiquiatría coordinada por el profesor Mikel Munarriz y ha consistido en un seminario en el que, durante varias sesiones, los estudiantes han contado con un equipo de profesores usuarios de diferentes centros de rehabilitación de Vila-real como el Hospital de día de Vila-real y la Fundación Primavera y que se han convertido en profesores-expertos en primera persona sobre el trastorno mental grave.

Las clases han seguido un guión abierto en el que el estudiantado ha podido participar en cualquier momento y que han elaborado los mismos docentes, quienes han decidido los contenidos y la forma de impartir el seminario. Así han repasado cuestiones como los síntomas de la enfermedad, el impacto sobre sus vidas y las experiencias con los tratamientos y la hospitalización. Además, han tratado aspectos como el estigma, el empoderamiento y lo que esperan de los profesionales de la Medicina.

Los estudiantes han evaluado “muy positivamente” la experiencia por la aportación de cada una de las sesiones. Para los profesores ha sido también una ocasión para sentirse reconocidos y normalizar sus vidas.

Damián Alcolea: “No tengo motivos para bajar la cabeza por tener un trastorno obsesivo”

 Alcolea: “No tengo motivos para bajar la cabeza por tener un trastorno obsesivo”

damianalcolea

  • Actor y formador de teatro, ha escrito un libro, ‘Tocados’, sobre su experiencia como afectado por el trastorno obsesivo compulsivo.
  • El TOC es una de las enfermedades psiquiátricas más comunes. En España se calcula que hay un millón de afectados.
  • La enfermedad se caracteriza por obsesiones intrusivas, seguidas de pánico y emociones que obligan a realizar rituales como lavarse las manos reiteradamente o vigilar compulsivamente suministros de gas o luz.
  • Este sábado, 10 de octubre, se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental.

“De niño tendía a repetir las frases al hablar. Si por ejemplo quería irme a jugar con mis amigos le preguntaba a mi madre: ‘mamá ¿me dejas salir?’. Y ella me contestaba: ‘sí, vete’. Entonces yo le volvía a preguntar, una y otra vez: ‘mamá, ¿me dejas salir? ¿me dejas?’ En ocasiones pasaba que ella se enervaba y me decía: ‘¡Pues ahora no sales!’. Tendría unos cinco o seis años. La gente no lo entendía, lo que veía era un niño insistente, cansino”.

Repetir las frases es uno de los primeros “rituales” que Damián Alcolea (36 años) —profesor de teatro y actor secundario en musicales y series como El Internado— recuerda de cuando empezó a padecer trastorno obsesivo compulsivo (TOC), una enfermedad que le ha convertido en gurú gracias a un blog y al libro que ha escrito, ‘Tocados’, en donde vuelca con valentía su experiencia de vivir con una de las cinco enfermedades psiquiátricas más comunes. Solamente en España se calcula que hay hasta un millón de afectados. “Demasiados para que se hable tan poco de ellos”, opina Alcolea.

A los 13 años, este chico de Socuéllamos (Ciudad Real) le pidió a su madre que le ayudara. “Algo en mi cabeza no funcionaba bien”, explica. “Tenía un nivel de sufrimiento, de malestar psíquico, que no me dejaba llevar una vida feliz”. Gran parte del día estaba bajo el influjo de un trastorno de ansiedad que se caracteriza por obsesiones que conducen al pánico y estrés que solo apacigua cumplir un ritual repetitivo, como los lavados de manos, apagar y encender la luz, o las rumiaciones mentales.

La primera visita a la especialista del servicio de salud mental manchego bastó para obtener un certero diagnóstico de TOC. Más complicado le resultó asumir, en plena vorágine de la adolescencia, la perseverancia que precisan las herramientas terapéuticas para frenar las obsesiones compulsivas.

 “Llegué a lavarme las manos con lejía hasta hacerme sangrar”

“En esa época tenía decenas al día. Llegué a lavarme las manos con lejía hasta hacerme sangrar. E infinidad de rumiaciones, como contar mentalmente ciertos gestos que hacía al colocar la toalla en el baño o cuando me lavaba los dientes. Y si la cuenta terminaba en números que yo consideraba malos, tocaba volver a empezar”. Estos actos neutralizadores, como se denominan, eran la única forma de escapar de los escenarios agoreros que le mostraba su mente. “Que las obsesiones del TOC son siempre lo más alejado de la moral y tienen que ver con que algo terrible le sucederá a tu familia o a ti
mismo si no haces algo por remediarlo”, revela.

Pese a que la OMS incluye el TOC entre las siete enfermedades psiquiátricas más discapacitantes, Alcolea estudió arte dramático en Murcia, completó su formación teatral en Londres y se afincó en Madrid. En la capital vivió una etapa muy crítica, en la que “con el cerebro muy revuelto” descubrió una técnica que aboga, más que por alejarse de las obsesiones, por conectarse a ellas y sostenerlas. “Al principio da mucho pánico, pero con el tiempo empiezas a ver que las obsesiones no tienen más importancia de la que tú le des”.

Salir del armario y aceptarse

Gracias a esta terapia, a una dosis “ínfima” de un medicamento inhibidor de la serotonina y a la valentía de abrir un blog para contar su experiencia, Alcolea sentó las bases de su proceso de aceptación personal. 

Al principio escribía oculto bajo un pseudónimo, pero comprendió que la aceptación integral exigía revelar su verdadera identidad. Salió del armario de la enfermedad mental primero en su círculo personal, después en su entorno laboral y enseguida con su creciente comunidad de seguidores. “Comprendí que yo soy más que mi TOC. Soy valioso, soy suficiente y soy perfecto más allá de mi malestar psíquico. No tengo motivos para bajar la cabeza por padecer un trastorno mental”.
La mayor parte del tiempo su mente consigue dejar pasar las obsesiones y ahora estas no le provocan ningún efecto perturbador. Visibilizarse ha resultado más beneficioso de lo que imaginaba. Los directores de casting le llaman poco, “pero igual de poco que antes”, puntualiza, “que la situación de la profesión es muy complicada”. Es feliz con su vida como profesor de teatro y en su nueva faceta de divulgador.

“Cada vez que lo verbalizo lo estoy normalizando para la sociedad y también para mí”
El miércoles pasado Feafes le invitó a dar una charla sobre su trastorno en primera persona. A la salida le esperaba una mujer que había ido a posta a verle. Quería saber si estaba cumpliendo bien su papel como madre de un hijo diagnosticado de TOC. Alcolea le aconsejó acompañar al hijo en su proceso terapéutico con confianza, pero sin interferir en exceso. La mujer se despidió y le agradeció su valentía, que calificó de “luz para guiarse y espejo en el que mirarse”. Abrumado, Alcolea no oculta que verbalizar su historia le resulta terapéutico. “Le digo a todos lo valioso que soy, pero a la vez me lo recuerdo a mí mismo”. Ha conseguido encontrar la llave para hacer de su trastorno “un escalón en lugar de un obstáculo”.

Día de la salud mental

Cada vez son más los adultos jóvenes que piden cita al médico por problemas relacionados con la enfermedad mental. En torno a un 15% más en los últimos dos años, según el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Principalmente, por ansiedad, depresión o un cuadro mixto. Casi una de cada tres consultas está ya motivada por problemas psicológicos y sus somatizaciones: fatiga, insomnio, irritabilidad…

Entre los jóvenes adultos, las mujeres son las que antes acuden a pedir ayuda, prioritariamente farmacológica, mientras los hombres son los que más suicidios consuman, alertan los especialistas.

Cada vez son más los adultos jóvenes que piden cita al médico por problemas relacionados con la enfermedad mental

La socióloga de la UNED Verónica Díaz ha estudiado la relación entre juventud, crisis e incremento de problemas mentales, y ha constatado siete problemas que les afectan: el incremento de conductas de riesgo (drogas), el aumento de la ansiedad, un futuro inseguro, deterioro de las redes sociales tradicionales, mayor complejidad de la transición a la vida adulta y la necesidad de estrategias para afrontar la incertidumbre».

El Ministerio de Sanidad anunció este jueves que incorpora en la Estrategia de Salud Mental la prevención del suicidio por ser la primera causa de muerte entre los 20 y los 35 años.

 

 

Entradas más antiguas «