UNO DE CADA CINCO NIÑOS DESARROLLARÁ ALGÚN TRASTORNO DE SALUD MENTAL EN LA INFANCIA O LA ADOLESCENCIA

LA MAYORÍA PRESENTARÁ UN TRASTORNO DE CONDUCTA

En la celebración de la III Jornada Técnica de Prevención y Atención a Adolescentes en Riesgo, se ha explicado que el fracaso escolar puede estar motivado por factores de calidad de los planes de educativo o factores de extracción familiar y social.

a3

Uno de cada cinco niños tendrá a lo largo de su infancia o adolescencia algún trastorno de salud mental y “una gran mayoría de ellos presentará un trastorno de conducta” ya que en la actualidad representa “el grupo de trastornos mentales que más motivos de consulta genera”.

A estas conclusiones han llegado profesionales de educación y de salud en el marco de la celebración de la III Jornada Técnica de Prevención y Atención a Adolescentes en Riesgo, que tiene como objetivo “reflexionar sobre la posible incidencia de los trastornos de conducta en el fenómeno de la desmotivación escolar”.

La organización explica que los expertos aseguran que “el fracaso escolar es explicable desde diversas variables, como ahora factores de calidad de los planes educativos, recursos existentes, formación de sus profesionales o factores de extracción familiar y social”.

Las distintas entidades explican que “la mayor parte de los adolescentes y jóvenes que fracasan en sus estudios no es debido a coeficientes intelectuales bajos” sino que pueden ser causados por “los comportamientos de riesgo y los trastornos de conducta”.

La jornada pretende “sensibilizar a los participantes de cara a aportar respuestas, que deben ser transversales, para hacer frente a la desmotivación escolar” y de que “deben estar implicados no sólo la administración pública, la escuela y la familia, sino también los servicios de salud”.

En el texto denuncian que “el Estado español sigue liderando el fracaso escolar en la Unión Europea“, donde “el 20 % de los jóvenes de entre 14 y 24 años ha abandonado prematuramente su formación obligatoria sin haber terminado los estudios de Secundaria” cuando la media de la Unión Europea está sobre el 11 %.

Antena 3 TV

DÍA DE LA SALUD MENTAL: OMS PRESENTA UNA CAMPAÑA PARA TRATAR LA DEPRESIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó hoy la campaña “Hablemos de la depresión” con la intención de concienciar al público sobre las causas y posibles consecuencias de esta afección, cada día más extendida en todos los países.

oms
Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, la OMS señaló que la depresión es una enfermedad que afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales y que puede desembocar en situaciones trágicas, como el suicidio.

La campaña busca informar a las personas sobre la ayuda que existe para prevenir y tratar la depresión y está dirigida tanto a quienes la padecen como a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.

La depresión provoca angustia y afecta la capacidad de las personas para desempeñar incluso las tareas cotidianas más simples, lo que impacta negativamente en las relaciones familiares, sociales y laborales.

En los casos graves, la depresión puede desembocar en suicidio, la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años de edad.

La OMS afirmó que un mejor entendimiento de la enfermedad no sólo podría reducir sus efectos sino que contribuiría a disminuir la estigmatización de las personas que la sufren y las animaría a pedir ayuda.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, subrayó en su mensaje para la jornada la urgencia de prestar apoyo inmediato a las personas que sufren trastornos psicológicos tras haber sobrevivido una crisis.

“En el mundo actual somos testigos de una oleada sin precedentes de emergencias humanitarias vinculadas a los conflictos y los desastres naturales. Entretanto, todos los años millones de personas padecen agresiones sexuales, delitos violentos y accidentes traumáticos”, apuntó.

Sin embargo, agregó Ban, esas personas reciben escasa o nula atención.

En este contexto, el titular de la ONU destacó la importancia de que los servicios de salud mental estén disponibles para quien los necesite, independientemente de sus circunstancias y dondequiera que viva.

10 de octubre, 2016 —Organización Mundial de la Salud

LA SALUD MENTAL DE NUESTROS ESCOLARES: UN PROBLEMA QUE NO SE PUEDE MINIMIZAR

Los profesionales más desamparados a la hora de dar respuesta a estos jóvenes son los profesores. Aunque piensan que los centros actúan con agilidad, reconocen la necesidad de mejorar la formación

¿Comprendemos realmente lo que le ocurre a los niños? (iStock)

AUTOR

JOSÉ ANTONIO MARINA

EL CONFIDENCIAL.

02.02.2016

La preocupación por la salud mental de nuestros niños y adolescentes va en aumento. Hace años, Martin Seligman señaló en su ‘Estudio longitudinal de la depresión infantil’, que al menos una cuarta parte de los niños habían sufrido una depresión en algún momento entre los 8 y los 13 años de edad. Por esta razón, la Universidad de Pensilvania lanzó un programa de prevención, con el propósito de identificar a los niños de 10 a 12 años más vulnerables, para luego enseñarles un conjunto de técnicas cognitivas y sociales que les evitaran la depresión. Hay algunos psicólogos que están alarmados por lo que consideran una “patologización excesiva de la infancia”. En esta sección hemos hablado de ello. Pero no podemos minimizar el problema.

El profesor Casas, con un equipo del Hospital Vall d’Hebron, es autor del estudio ‘Evaluación y tratamiento psicopatológico en el fracaso escolar y académico’, realizado en 23 escuelas e institutos catalanes. Concluye que “entre un 18% y un 22% de alumnos presentan trastornos psicopatológicos y del aprendizaje ligados al neuro-psico-desarrollo”. Estas cifras son similares a los porcentajes del resto de países desarrollados, pero en España los casos afectan profundamente a la tasa del fracaso escolar porque no son debidamente atendidos. Afirma que mediante un plan de seis años enfocado a tratar estos problemas, podría reducirse el fracaso escolar a un 10%, es decir, a los niveles que la Unión Europea nos señala.

La impresión general es que la depresión entre los niños ha aumentado mucho en los cinco últimos años, tal vez como consecuencia de la crisis económica

La semana pasada se presentó un completo estudio, dirigido por el doctor Matalí, del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, titulado ‘Adolescentes con trastornos de comportamiento‘, que recoge las opiniones de familias, docentes, pediatras y profesionales de la salud mental sobre este problema. La impresión general es que ha aumentado mucho en los cinco últimos años, tal vez como consecuencia de la crisis económica, y que el problema no se ataca de manera sistemática, porque hay una falta de cooperación entre los diferentes agentes que intervienen.

Los profesionales que se sienten más desamparados a la hora de dar respuesta a estos jóvenes son los profesores. Aunque piensan que los centros actúan con bastante agilidad cuando detectan estos casos, reconocen la necesidad de una mejor formación, de más recursos institucionales para poder resolverlos. Una de las consideraciones que el colectivo docente reclama es un mayor reconocimiento por parte de los padres y también por parte de las instituciones. Esta situación es importante, ya que los centros educativos, junto con los pediatras, son los principales agentes en la detección de estos pacientes.

Niños escolares

Más del 60% de los padres afectados confiesa estar desbordado y angustiado por el problema.

Uno de los cinco objetivos para mejorar la educación española que presenté en esta sección, y en ‘Despertad al diplodocus’, era, precisamente, atender de manera eficaz a niños y adolescentes con problemas psicológicos. Para ello, necesitamos tratar adecuadamente a aquellos casos ya declarados, e introducir en el sistema educativo una educación preventiva para evitar su aparición.

Esto pasa, como señalé en ‘El libro blanco de la profesión docente’, por aumentar la calidad y las funciones de los departamentos de Orientación de los centros educativos, y formar a los docentes para que aprendan a tratar los difíciles problemas que se plantean en las aulas. Ante casos que exigen una gran atención y que pueden alterar mucho la marcha de las clases, los docentes necesitan ayuda. También la necesitan las familias. Más del 60% de los padres afectados confiesa estar desbordado y angustiado por el problema. Por eso, en los programas de la Universidad de Padres, hemos incluido las recomendaciones más pertinentes.

 

 

 

UN PAÍS QUE INTENTA SOLUCIONAR TODO CON PASTILLAS

Un estudio recoge el abuso de ansiolíticos, sedantes y otras medicaciones en España

EMILIO DE BENITO. EL PAÍS.

Madrid 5 AGO 2016

Para levantarse, una pastilla; para acostarse, dos. Si se está triste, otra; si son nervios, unas cuantas más. Y ya, si hay dolor, las que hagan falta. Lo que podría parecer una caricatura es el día a día de muchos españoles, según un estudio que acaba de publicar la revista especializada BMC Psychiatry: un 7% ha consumido opioides sin indicación médica durante el último año; un 9% lo ha hecho con sedantes; un 2,4%, con estimulantes. De los cinco países estudiados (España, Reino Unido, Suecia, Alemania y Dinamarca), los más adictos a las pastillas son, de media, los españoles.

Fotos pastillas_2

El trabajo no ahonda en si hay factores exógenos (la crisis, la situación política, los desahucios o la programación de algunas cadenas de televisión) que influyan en esta afición a tomar píldoras para todo. Pero algunos especialistas no dudan en que, en España, hay una trivialización del consumo de medicamentos en general, y de los relacionados con problemas mentales en particular. Aunque no es algo exclusivo de las pastillas para los nervios. La automedicación, los botiquines caseros y el abuso de antibióticos, por ejemplo, son otras muestras de esta tendencia a intentar curarlo todo con fármacos.

Los datos del estudio son llamativos, pero tampoco descubren algo insospechado. La última encuesta de consumo de drogas del Ministerio de Sanidad, la Edades de 2013, ya recogía que los hipnosedantes —con o sin receta— eran la cuarta sustancia psicoactiva más consumida por los españoles, solo por detrás del alcohol, el tabaco y el cannabis: un 22% de los encuestados los tomaban. Si se asume que todos los usuarios que tienen una prescripción de verdad necesitan el fármaco y nos quedamos solo con los que los toman sin tener la orden médica correspondiente, aún era la décima sustancia de la lista, por delante de las setas, la heroína, los esteroides, la ketamina y el GHB, entre otras drogas. Se consuman para dormir (Orfidal), para pasarlo bien (algunos sedantes mezclados con alcohol) o, simplemente, para no pasarlo mal (Lexatin), sus riesgos son claros: adicción, intoxicaciones, daños psiquiátricos, hepáticos, sociales.

Pero quizá lo peor de estas cifras sea lo que este consumo abusivo tiene de síntoma, de retrato de una población que no tolera el menor contratiempo, que siempre tiene prisa para superar los desengaños, que considera reprobable que alguien se encuentre mal y pida un respiro o ayuda. Aparte de aspectos básicos en la prevención de los consumos, como la educación, y del control de estas sustancias, lo que están diciendo estos datos es que las personas no tienen recursos —ni propios ni, mucho menos, ajenos— para solventar sus problemas diarios. O, lo que sería más importante, que el sistema no está preparado para explicarles y acompañarles en un proceso que, en contra de sus deseos, no es inmediato.

Si algún responsable sanitario se pone nervioso al leer estos estudios, ya sabe la solución: que llame a su camello de Tranquimazin. O que haga algo útil.

Padre Menni ofrece un Programa de Acogida Temporal

El Centro Hospitalario Padre Menni cuenta con un Programa de Acogida Temporal, un servicio de ayuda y apoyo a los cuidadores, aquellas personas que tienen a su cargo familiares con algún tipo de dependencia. La responsabilidad y el trabajo que supone el cuidado de este tipo de personas, es, sin duda, una carga física y emocional enorme para ellos.

Con el objetivo de facilitar el descanso de estos cuidadores, Padre Menni ha puesto en marcha este Programa, que consiste en proporcionar sus servicios de forma puntual, bien a través de sus Centros de Día de Cantabria (Santander, Torrelavega y Los Corrales de Buelna), o también mediante Residencia Hospitalaria, es decir, su hospital de Santander. Además, Padre Menni pone a disposición de los cuidadores su cualificado personal, profesionales de avalada experiencia en todos los ámbitos: psiquiatría, enfermería, trabajo social, psicoterapia, entre otros.

Gracias a este servicio se quiere proporcionar un merecido descanso a estas personas, en especial en momentos puntuales como la época estival. Por este motivo ha lanzado una campaña informativa sobre este servicio, con una propuesta económica más que interesante para los interesados.

(Más información: www.centropadremenni.org. 942 390 060)

DEPRESIÓN: ¿QUÉ SE PUEDE HACER DESDE EL ENTORNO?

Publicado en El Mundo

La depresión es una enfermedad mental que en los casos más graves puede resultar devastadora. Reduce al que la padece a una situación límite en la que se percibe el pasado teñido por la culpa, el presente lleno de angustia y el futuro sin esperanza. Se pierde la autoestima, ya no hay confianza en uno mismo y falta el ánimo, la vitalidad y la energía, al tiempo que desaparece cualquier momento de relajación, satisfacción o simple serenidad.

Esto se acompaña de la creencia de que lo que sucede sólo se debe a la propia debilidad o insuficiencia y por tanto no va a tener solución. ¿Cuál es el papel que familiares y allegados pueden jugar?

En primer lugar, descartar actitudes críticas o negativas. La depresión es muy difícil de entender para quien no la ha padecido, esto a veces provoca que se manifiesten comentarios sobre falta de colaboración del enfermo: “no pones de tu parte…” o a exigencias de actividades para las que no está capacitado: “pero cómo no te animas…”, cuando lo que precisamente no tiene el depresivo es ese ánimo. Hay que descartar cualquier decisión importante en este momento (cambio de trabajo o domicilio, rupturas sentimentales, tomar unas vacaciones, hacer un viaje,…), pues no se dan las condiciones idóneas y luego puede lamentarse.

Después hay que mostrar apoyo, comprensión, disponibilidad, compañía y afecto en todo momento, lo que no va a resolver el problema pero sí supone un soporte en momentos críticos. Es importante detectar la sintomatología, especialmente si hay cambios bruscos, periodos de agravamiento, cambios inesperados de conducta u otros síntomas de alarma. También hay que promover siempre la consulta con los profesionales y verificar el seguimiento estricto de sus indicaciones.

Depresion_1

La depresión es una enfermedad tratable por medios psicológicos, farmacológicos y biológicos y los afectados deben recibir esta ayuda de forma precoz y continuada. Aún en la mejor de las opciones, desgraciadamente se producen desenlaces negativos. Es lo que ocurre en la prevención en general. Por muchos detectores de humos y extintores que pongamos, al final hay incendios.

Esto es muy doloroso para todos y debe motivarnos a apoyar a los que pasan por esta terrible pérdida y a promover los mejores sistemas de prevención, diagnóstico y asistencia para estas situaciones.

Jerónimo Saiz Ruiz

Catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá Jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid Presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental

“SOY COMO TÚ AUNQUE AÚN NO LO SEPAS” SERÁ EL LEMA DEL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL 2016

Fuente: Somos pacientes

Más de mil personas han participado en las votaciones de los lemas propuestos por la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA para la campaña del Día Mundial de la Salud Mental de este año. ‘Soy como tú aunque aún no lo sepas’, ha sido el elegido, con un 37,6% de los votos, en una votación celebrada online entre el 6 y el 27 de abril.

Esta es la tercera ocasión en la que el lema se elige por votación popular. De esta forma se pretende, no sólo fomentar y defender el derecho de participación de los miembros del movimiento asociativo, sino también dar con la línea de trabajo más adecuada, puesto que es aquella con la que más personas se sienten identificadas.

En esta ocasión, el eslogan pretende llamar a la empatía de la sociedad para con las personas con problemas de salud mental, y en base a él la Confederación trabajará el diseño de la campaña. La idea es que todas las entidades miembro de SALUD MENTAL ESPAÑA utilicen este eslogan en las actividades relacionadas con el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebrará el próximo 10 de octubre, con el fin de lanzar un mensaje de unidad en torno al colectivo de la salud mental.

Microsoft Word - Programa_8-9_octubre

‘Hoy por mí ¿Mañana por ti?’ ha quedado en segundo lugar, con el 20,3% de los apoyos, seguido muy de cerca por Voces para la salud mental. Hazte escuchar’, que ha obtenido el 16,1% de los votos. En penúltimo lugar ha quedado ‘No estás solo. Hazte escuchar’, que ha sido elegido por el 13,8% de los participantes en la votación y finalmente ‘Escucha nuestra voz’ con un 12,3%.

BENEFICIOS Y LAS LIMITACIONES QUE TIENE EL TRATAMIENTO ANTIPSICÓTICO EN LA POBLACIÓN INFANTIL

Beneficios y las limitaciones que tiene el tratamiento antipsicótico en la población infantil

Fuente: Redacción Vivirmejor.com

Aunque en España no se cuenta en estos momentos con datos específicos sobre el uso de psicofármacos en niños, los psiquiatras apuntan a una creciente prescripción de fármacos en la población infantil con trastornos mentales y sobre los aparentes beneficios y limitaciones que tiene el tratamiento antipsicótico en la población infantil.

 

En los últimos años ha habido un crecimiento exponencial del tratamiento con antipsicóticos en niños y adolescentes, no sólo para tratar patología psicótica, sino también para muchos otros trastornos”. Sin embargo, las indicaciones de las agencias reguladoras no han seguido el mismo ritmo.

 

Con todo, en nuestro medio se está objetivando un creciente uso de los psicofármacos en la población infantil con trastornos mentales, motivado por la acumulación de algunos hechos relevantes, por un lado, hay estudios que están avalando el uso de psicofármacos en niños; por otro, se está consolidando una mayor confianza en el uso de psicofármacos, gracias a que disponemos de fármacos con menos efectos secundarios (como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) y también por la comercialización de fármacos más seguros (como los nuevos antipsicóticos)”.

 

Sin embargo, la tasa de indicación de psicofármacos en niños está lejos de aproximarse a la que se registra en otros países avanzados: “en España no hay una sobreutilización de psicofármacos en la infancia, como puede haberla en otras sociedades (como la norteamericana).

 

Garantizar la seguridad, aumentar la eficacia.

Girls balancing

Aunque con todo tratamiento farmacológico se exige una buena relación riesgo/beneficio, en el caso de la administración de psicofármacos a niños con trastornos mentales diagnosticados, este requerimiento aún es mayor. “Se deben utilizar aquellos fármacos que son eficaces, que mejoran los síntomas de los niños, o su evolución, y que previenen la aparición de complicaciones o secuelas, siempre teniendo en cuenta el balance beneficio/riesgo.

 

Y es que, según los expertos, “tan negativo es tratar de más como de menos; no emplear psicofármacos en niños puede ser imprudente e irresponsable en algunos casos”, advierte esta experta. Uno de los ejemplos más característicos es el de niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH); tal y como reiteran los psiquiatras, arrastrar a lo largo de la infancia y adolescencia síntomas de TDAH sin resolver puede conllevar mayor riesgo de complicaciones a medio-largo plazo, derivados de múltiples fracasos sucesivos, inseguridad, baja autoestima y/o desadaptación. De hecho, el TDAH es considerado en estos momentos como uno de los trastornos psiquiátricos más habituales entre la población infantil española. Tal y como afirma la Dra. Mara Parellada, psiquiatra “los diagnósticos psiquiátricos más frecuentes que se detectan en nuestro medio son los trastornos de ansiedad y los trastornos del comportamiento, en particular el TDAH”. Este último es una de las patologías psiquiátricas más prevalentes de inicio en la infancia y es la alteración del comportamiento neuroconductual más diagnosticada en niños de edad escolar. Su prevalencia puede estimarse entre un 3 y un 5% de población infanto-juvenil. Afortunadamente, en los últimos años ha mejorado el arsenal terapéutico psicofarmacológico de utilidad en Psiquiatría Infantil. Según apunta la Dra. Parellada, “los ejemplos más claros de beneficio contrastado e indicación aprobada de psicofármacos en niños son el TDAH, los episodios de psicosis y los trastornos bipolares”. Ya para otro tipo de situaciones, se recomienda valorar el caso de forma muy extensa y barajar otras alternativas terapéuticas. En general, la recomendación fundamental que se debe seguir en el manejo farmacológico de los trastornos mentales infantiles es “individualizar los tratamientos y hacer un seguimiento exhaustivo, tanto de los beneficios como de los efectos adversos”, destaca la psiquiatra, para quien también “es necesario hacer recomendaciones de salud y hábitos de vida, así como llevar a cabo acciones psicoeducativas ajustadas al trastorno y al tratamiento en cuestión”.

 

Retos pendientes

Cada vez se conocen mejor los factores implicados en el desarrollo de trastornos mentales en niños, lo que también ha motivado una mejora significativa en su abordaje. Su origen depende del tipo de enfermedad psiquiátrica; así, unas dependen más de factores constitucionales (genéticos y de desarrollo cerebral temprano), como la esquizofrenia, el autismo o el TDAH, mientras que otras obedecen más a la interacción de factores biológicos (como el temperamento) y factores ambientales (acontecimientos adversos, relaciones interpersonales tempranas, etc.), como son la ansiedad o la depresión. En el desarrollo de problemas de comportamiento, son importantes e influyentes los factores sociales, la falta de estructura familiar y social, la falta de límites, la impunidad o el desapego. Sin embargo, aunque los factores sociales influyen en todas las patologías, trastornos como el bipolar, la esquizofrenia o el TDAH dependen en su aparición de influencias más orgánicas o genéticas. Avanzar en la identificación de estos factores desencadenantes es uno de los desafíos pendientes para optimizar el manejo clínico de estos trastornos, pero no es el único. Los expertos también apuntan a la escasa disponibilidad de suficientes psiquiatras con formación específica para abordar los trastornos mentales infantiles y a la falta de herramientas, personal y/o recursos para dar atención psicológica; en esta línea, denuncia la Dra. Parellada, “sigue habiendo una detección tardía de los trastornos infantiles, en parte debido a un retraso en la derivación a los psiquiatras por prejuicios poco fundados en muchas ocasiones”. Otro déficit por solventar es la falta de estudios realizados específicamente en niños, sobre todo en las fases de desarrollo de los fármacos. Y es que, como denuncia la experta del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, “la investigación se centra fundamentalmente en la población adulta y se busca la aplicabilidad en niños de los fármacos estudiados en personas de más edad. Hay una escasa investigación pensada desde la patología infantil, teniendo en cuenta el cerebro en desarrollo y todos los factores que, tanto positiva como negativamente, puede influir en ese desarrollo”.

 

 

EJERCICIO FÍSICO Y FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL

EJERCICIO FÍSICO Y FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL

Conforme la esperanza de vida se va alargando y la generación de postguerra – conocida en los países occidentales como el baby boonr se adentra en la vejez, comenzamos a   apreciar plenamente las consecuencias de   una verdadera revolución demográfica. El número  de  personas de  85  años o  más se está incrementando rápidamente, y  las  personas  nacidas entre  1939  y  1960  se aproximan a los sesenta: ambos grupos contribuyen significativamente a este cambio demográfico.

A la vez, se da el hecho de que las personas mayores se mantienen saludables desde el punto de vista somático hasta edades más avanzadas. Este hecho, conocido como “compresión de la morbilidad”, supone que las personas se mantienen sanas hasta edades más avanzadas, para luego alcanzar una fase de enfermedad y discapacidad relativamente cortas, hasta el fallecimiento.

Pero, desgraciadamente, no ocurre lo mismo con las demencias, ya que el riesgo de padecer una enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia aumenta rápidamente con la edad a partir de los 70 años. Por lo tanto, el envejecimiento de la población traerá consigo un aumento dramático de la frecuencia de personas con demencia, a no ser que se consiga identificar, probar y poner en práctica estrategias para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad, o para retrasar significativamente su progresión. Naturalmente, existe un enorme interés en este área, y numerosos grupos de investigación están centrados en la misma.

Un hallazgo relativamente sorprendente en este sentido consiste en el potencial de la actividad física como intervención para mejorar el funcionamiento cognitivo y quizás incluso disminuir el riesgo de demencia.  Existen varios estudios epidemiológicos que apoyan la asociación entre ejercicio físico y un mejor funcionamiento intelectual, aunque no exista un acuerdo generalizado entre todos los resultados. Los estudios realizados en animales de laboratorio – por ejemplo, ratones o perros de raza beagle – confirman que los especímenes sometidos a entrenamiento físico conservan mejor sus capacidades intelectuales y destrezas aprendidas a pesar de la edad.  También se han llevado a cabo estudios controlados en humanos, en los que diversos grupos de personas voluntarias se asignan al azar a distintas modalidades de intervención: por ejemplo distintas modalidades de ejercicio o ejercicio asociado a otras técnicas preventivas, como estimulación cognitiva. Las conclusiones más importantes, todavía provisionales, pero ya muy avaladas,son las siguientes:

  1. El ejercicio  aeróbico -por   ejemplo,   pasear, nadar  o  pedalear-  es  la modalidad de actividad física que más se asocia a un mejor funcionamiento mental. En esta categoría se incluyen los trabajos de huerta o jardín.
  2. Los mejores resultados se obtienen con la combinación de ejercicio físico aeróbico con  alguna  modalidad  de  ejercicio  intelectual,  especialmente aquellas  que   estimulan           la  denominada  “inteligencia   cristalizada”  (por ejemplo, memoria  a largo plazo, capacidades verbales, lectura, vocabulario, etc.).
  3. La variedad de ejercicios practicados y el realizarlos de forma social –es decir, en grupo- mejora los efectos beneficiosos del ejercicio. Por ejemplo, en algunos estudios se ha encontrado que las personas que practicaban hasta cuatro modalidades distintas de ejercicio obtenían los mejores resultados a la hora de prevenir la demencia.
  4. Existe un efecto umbral, que puede establecerse en torno a los 20-30 minutos de práctica continua de ejercicio, por debajo del cual desaparecen los efectos beneficios de la actividad física.
  5. Los efectos beneficiosos se han más consistentes cuanto más prolongado es el periodo de práctica, aunque los primeros resultados se aprecian a las pocas semanas de inicio de la actividad física.
  6. La práctica de ejercicio se asocia también con otros resultados positivos, como el mantenimiento de la autonomía y la independencia. Los sujetos que no se ejercitaban eran más propensos a necesitar ayuda en su domicilio o a ingresar en centros residenciales.
  7.  Las propiedades benéficas del ejercicio físico sobre la capacidad mental se optimizan cuando se combinan con una dieta rica en vegetales y aceite de oliva -la  famosa dieta mediterránea- y con  un  control  adecuado de  la tensión arterial y de la diabetes.

In harmony

Quizás lo más interesante de estas observaciones es que los estudios científicos coinciden con el sentido común y con lo que cada uno puede apreciar en sí mismo y en las personas de su entorno: las personas físicamente activas envejecen mejor y no solo desde el punto de vista físico, sino también cognitivamente. Es probable que tengamos un recurso eficaz para retrasar la enfermedad de Alzheimer más a mano de lo que hubiésemos podido suponer.

 

Manuel Martín Carrasco

Clínica Psiquiátrica Padre Menni

Pamplona

PSIQUIATRIA SIN LLAVES NI CERROJOS

INCA

  • El hospital de Inca es pionero en la atención de enfermos agudos con su modelo de puertas abiertas casi todo el día
  • Los resultados: menos fugas y ansiedad en los pacientes

Tres puertas forman los pasillos de la unidad de Psiquiatría del hospital comarcal de Inca y ninguna tiene el cerrojo echado. Una da a un balcón donde los enfermos juegan al ping pong, la otra conecta con el Hospital de Día, y la tercera está al fondo del pasillo largo, siempre abierta. Nada recuerda a los claustrofóbicos manicomios. Aquí los enfermos mentales, todos ellos graves o descompensados, pasean libremente por los corredores, salen a jugar a la terraza y se visten de paisano para salir a la calle una o dos veces al día.

Desde que se puso en marcha la iniciativa Open Doors (Puertas abiertas) en el centro comarcal hay menos fugas y la ansiedad de los pacientes ha disminuido sustancialmente. «Ya no tienen esa presión por escapar porque ven las puertas abiertas», explica Carles Recasens, jefe del Servicio de Psiquiatría de Hospital de Inca.

Puertas abiertas es una iniciativa pionera en España que se puso en marcha a finales de 2014 en este pequeño hospital, pensando en destigmatizar a este tipo de pacientes. Un simple empujón a la puerta con el que se pretendía normalizar las enfermedades mentales y eliminar el temido «estigma» que sufren las personas que las padecen. Un intento de proporcionarles en el ámbito hospitalario condiciones similares a las de los otros pacientes que ha acabado revolucionando la atención psiquiátrica.

Ahora este modelo asistencial es un referente para el resto de Unidades de Psiquiatría de España y sus profesionales son el espejo donde se miran otros colegas para probar con este proyecto en sus respectivos hospitales.

Este joven equipo compuesto por una treintena de profesionales, cuya media de edad ronda los 38 años, apostó por una asistencia comunitaria y no manicomial. Tomaron medidas preventivas y empezaron a iniciar la apertura de puertas de forma progresiva. «Después de un tiempo en marcha hemos roto tabúes y demostrado que no es necesario estar encerrado bajo llave», subraya el experto.

El cerrojo se abrió primero dos horas, luego cuatro, más tarde seis y luego los fines de semana hasta llegar al actual horario de 9 a 22 horas. Ahora, la enfermera sólo echa la llave por las noches por seguridad exterior, aunque el reto siguiente, avanza Recasans, es lograr una apertura las 24 horas. «Siempre estamos replanteándonos nuestro modelo, ver cómo podemos mejorarlo, y abrir por las noches es nuestro siguiente paso», dice

Lo que sí descarta es la libre circulación por todo el hospital. Para eso ya hay «salidas terapéuticas» dos veces al día. Agradables escapadas donde los pacientes se visten con ropa de calle y salen al exterior a experimentar un ambiente normalizado.

Pero aunque ahora parece razonable derribar puertas, abrirlas sonaba de locos hace sólo unos años. Incluso los profesionales sanitarios del propio hospital comarcal ponían pegas al principio, reconoce el jefe de servicio de Psiquiatría. «Se van a escapar», advertían los más escépticos, que veían a los enfermos mentales con un estigma típico de pacientes peligrosos que aún no se ha logrado quitar en la sociedad.

¿Cómo derribar ese mito y miedo a partes iguales? Con bibliografía. El joven equipo de la Unidad buscó estudios de otros países como Alemania o Reino Unido donde ya se aplicaba esta idea y, luego, se formó para llevarla a cabo, a través de protocolos de fuga o conducta suicida. Desde el primer momento, apostaron por un control más visual y estrecho del paciente, abrieron las puertas y «nadie se ha ido», celebra el doctor. Y si hay riesgo de fuga se mantiene al paciente en su habitación «pero no aislamos al resto».

Nadie quiere estar en un hospital sino en su casa, por eso al menos hay que hacerles la estancia más agradable, insiste. No toparse con un muro al final del pasillo ha sido determinante para que el paciente perciba un entorno menos hostil. La puerta cerrada le creaba un clima de tensión y sensación desagradables. En cambio, la puerta abierta le quita las ganas de escapar y se crea una alianza entre psiquiatra y paciente.

El resultado no ha podido ser más positivo. Los propios pacientes afirman que este nuevo modelo les influye favorablemente sobre la ansiedad, el comportamiento, el estado de ánimo y sobre la decisión de ingresar en la unidad voluntariamente. Al mismo tiempo, los profesionales del Servicio consideran que esta iniciativa favorece el ingreso de este tipo de pacientes y mejora su estancia hospitalaria.

El éxito es doble teniendo en cuenta que las herramientas en psiquiatría son más limitadas, lamenta Recasens. Es el patito feo, mientras la ciencia avanza con rapidez en otros campos de la medicina. «Nosotros manejamos muy poca tecnología por eso nos centramos en cómo mejorar la atención al paciente». Su conclusión es que al final la llave de todo puede estar en no echar la llave.

 

Entradas más antiguas «