SANIDAD MULTIPLICA LOS RECURSOS DEDICADOS A SALUD MENTAL INFANTO-JUVENIL CON UN PLAN DE CHOQUE PARA DAR RESPUESTA AL NOTABLE INCREMENTO DE LA DEMANDA

Miguel Rodríguez, Celia Gómez y Óscar Fernández Torre avanzan las medidas preventivas y asistenciales para abordar las patologías mentales graves y prestar una asistencia rápida, eficaz y de calidad

Santander- 18.02.2020

El primer plan de choque de salud mental infanto-juvenil de Cantabria prioriza estrategias específicas de carácter preventivo y asistencial, incluye más recursos y profesionales, además de inversión en infraestructuras para “prestar la mejor atención posible a los usuarios”.

El objetivo es dar una respuesta rápida y eficaz al incremento de casos graves que afectan a la salud mental de niños y jóvenes, como trastornos de la conducta alimentaria, tentativas autolíticas o afectación profunda de la funcionalidad en jóvenes con trastornos de inestabilidad emocional, que ha producido un “considerable aumento de la demanda en la red regional de salud mental infanto-juvenil”.

Se trata de dar respuesta a esta demanda y reducir, en lo posible, la carga social y sanitaria que produce, aspecto que ya se venía haciendo porque, de hecho, las primeras medidas preventivas se adoptaron en junio de 2021, reforzando los equipos humanos dedicados a la salud mental infanto-juvenil, medida insuficiente, teniendo en cuenta el aumento de la demanda.

Así, el plan superpone plantificación y acción, mejorando los recursos asistenciales y planteando actuaciones demandadas a nivel nacional e internacional por expertos y asociaciones.

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, en la presentación pública del plan de choque, acompañado de la gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Celia Gómez, y del subdirector de Asistencia Sanitaria del SCS, Óscar Fernández Torre.

Unidad de Hospitalización Psiquiátrica Infantojuvenil en Pediatría

Entre las primeras medidas del Plan está la creación de una Unidad de Hospitalización Psiquiátrica Infanto-juvenil para ingresos a tiempo completo de la población infanto-juvenil de Cantabria que, tal y como ha explicado Fernández Torre, se ubicará en el área de Pediatría, gestionándose de forma coordinada por Pediatría y Salud Mental.

De esta forma, los ingresos en el Servicio de Psiquiatría serán “solo en situaciones excepcionales”. Esto supone la hospitalización de los menores con problemas de salud mental en “igualdad de condiciones” que el resto de usuarios pediátricos. Es decir, “no habrá diferencias en los ingresos pediátricos”, que es parte también “de la lucha contra el estigma”, ha explicado el subdirector de Asistencia Sanitaria.

Además, la segunda medida prevé la creación, a partir de septiembre de 2022 y en coordinación con la Consejería de Educación, de la Unidad Educativo Terapéutica, a la que desde Sanidad se dotará con equipo sanitario específico compuesto por un psicólogo clínico, un psiquiatra infantojuvenil (con función de interconsultor) y un profesional de enfermería especialista en salud mental. El objetivo es dar respuesta a las necesidades que, derivadas de las condiciones de salud mental, presenta el alumnado en Cantabria.

El Plan de Choque también ampliará el horario y duplicará la capacidad asistencial del Hospital de Día infanto-juvenil, que funcionará todo el día y reforzará su papel como “dispositivo muy eficiente, potente, que permite mantener al máximo a los menores en su medio”. Se trata de prestar una atención completa de la manera menos restrictiva posible.

Otra de las medidas plantificadas es instaurar un Programa de Psiquiatría de Enlace, para la atención de psicólogos y psiquiatras dentro del hospital en los servicios de Urgencias y Pediatría a niños y adolescentes ingresados por otros motivos, pero que requieren una valoración mental.

Finalmente, ha detallado Óscar Fernández Torre, se va a potenciar el programa de consultas para patologías graves, como apoyo al trabajo que ya se está realizando en las Unidades de Salud Mental Infanto-juvenil, pero orientado a los casos de “especial gravedad”. Entre ellos ha citado los trastornos de conducta alimentaria, consultas denominadas de “alta resolución”, que requieren una intervención rápida, y las consultas de “alta intensidad”, que no pueden esperar los plazos normales de consulta.

Todo esto se completa con “medidas de abordaje ambulatorio” que potenciarán las funcionalidades de la red de salud mental de Cantabria. Una red que, en palabras del subdirector, “considerábamos bien proporcionada y que estaba dando una buena cobertura, pero que, en estos momentos, está tensionada por un incremento en la demanda asistencial”. De ahí, la necesidad de ampliar tanto los recursos humanos como la cartera de servicios, que adquiere ahora nuevas funcionalidades.

Esfuerzo prioritario y necesario

Por su parte, la gerente del SCS ha reiterado el esfuerzo que supone esta “rápida actuación”, prioritaria y necesaria, ha dicho, porque hablar de salud mental de los menores es hablar de la salud mental del futuro de la población adulta en Cantabria. Por eso, hay medidas de este Plan de Choque que ya se han puesto en marcha, como agilizar las consultas, “aunque queda trabajo por hacer”.

En definitiva, los recursos personales que se añaden a los ya disponibles son dos psiquiatras con perfil infantojuvenil; dos psicólogos clínicos con el mismo perfil; cuatro enfermeras de salud mental, dos por cada turno de mañana y tarde, y dos auxiliares de enfermería, una por turno.

Estos recursos humanos se suman a los profesionales que ya están prestando atención en este ámbito en el área I (HUMV): 4 psiquiatras, 4 psicólogos y 3 enfermeras de salud mental, que conformarían en su conjunto “plantilla suficiente para abordar todos los recursos necesarios”.

Acreditación como unidad docente

Este Plan, como su propio nombre indica, es de “choque” por lo que es previsible que la situación actual se estabilice y los efectos de la pandemia sobre la población remitan, pero el SCS mantendrá los recursos necesarios el tiempo que la demanda lo precise, ha explicado Gómez.

Además, ha añadido la gerente, estas actuaciones permitirán que el Servicio de Psiquiatría puede acreditarse como unidad docente para la formación en la nueva especialidad de Psiquiatría Infanto-juvenil, que acaba de crearse a nivel nacional. “Es una oportunidad –ha aclarado- para tener especialistas en formación en este ámbito”.

 

Enlace permanente a este artículo: http://blog.centropadremenni.org/2022/03/08/sanidad-multiplica-los-recursos-dedicados-a-salud-mental-infanto-juvenil-con-un-plan-de-choque-para-dar-respuesta-al-notable-incremento-de-la-demanda/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.